El amor

Standard

Va y viene como la marea. Como la esperanza que muchas veces pensamos se nos escapa para siempre; pero la gran esquiva regresa eventualmente.

Distintas caras frente a mí. Por unos minutos, por unos siglos, le nombré la melodía que acompañaba unas palabras que cumplen un fiel papel de símil con las siguientes: la razón de mi vida. Ahora sólo somos extraños. ¿Cómo hace el -a la vez- sabio e ignorante? Me queda aprender a no acomodar más almas tan cerca de la mía, ya que luego ¡cuesta tanto arrancarlas!

Luces intermitentes… El evento sin precedentes que muchos sentimos nos toca vivir de forma profética. El gusto o disgusto por un fruto verde del manzano. La espera exasperante que no quiere acabar. La señal confusa acuñada por la desconfianza. La apreciación de rapidez o lentitud. El aire caliente que escapa del letargo.

Tan rápido le extraño y le dejo de extrañar. Tan fácilmente dudo.

Vive tan sólo el recuerdo para siempre, reinando la melancolía cada día más fuerte.

Lo único cierto lo diré yo ahora: El amor sin amor muere.

¿Podría yo afirmar, que la reencarnación precede a la muerte?

Advertisements

2 responses »

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s